• Gracias a convenio se fortalecerá la educación que entrega este emblemático establecimiento municipal del cerro Cordillera

Después de vivir una de las peores crisis desde su fundación, la Escuela Blas Cuevas recibió una excelente noticia que cambiará la calidad educacional del establecimiento municipal.

Esta mañana se firmó un convenio colaborativo para la elaboración, implementación y ejecución de un proyecto para el mejoramiento de calidad de la educación del establecimiento, por parte de la Corporación Municipal de Valparaíso (Cormuval) y la Sociedad de Instrucción Blas Cuevas.

Con la presencia del alcalde Valparaíso Jorge Castro; del Gran Maestro de la Gran Logia de Chile, Luis Riveros; del gerente general de Cormuval, Gustavo Mortara; del presidente de la Sociedad de Instrucción Blas Cuevas, Adison González; de profesores; padres y apoderados se realizó el solemne acto, mediante el cual los suscriptores de la firma se comprometen a proyectar un futuro conjunto para fortalecer la educación que entrega esta tradicional escuela a la comunidad del cerro Cordillera y alrededores.

En la ocasión, el Gran Maestro Luis Riveros, mencionó que “esperamos hacer un esfuerzo que tenga éxito para poder levantar a la escuela, la cual está alicaída en matrículas y anímicamente. Queremos poner todo nuestro esfuerzo para poder sacar a la escuela de este estado y mirar hacía el futuro, tener una escuela con más estudiantes, con compromiso, con profesorado activo, son muchas las expectativas para que se cumpla el sueño fundacional de la escuela  de 1871”.

Asimismo, el alcalde Jorge Castro sostuvo que “ésta es una importante noticia para la comunidad escolar, donde se va a reunir una tradicional casa universitaria, la Gran Logia de Chile, la Sociedad de Instrucción, padres apoderados, profesores, para realizar mejoras a la educación de este centenario establecimiento”.

Por su parte Cormuval asume las obligaciones y responsabilidades de dirigir y coordinar el proyecto, socializar la propuesta de trabajo en el consejo escolar de la escuela, convocar a entidades que aporten al desarrollo de los diversos procesos que contempla la iniciativa y propiciar los recursos materiales para el desarrollo de ésta, entre otras tareas. Mientras que  la Sociedad  de Instrucción se compromete a participar como miembro con derecho a voz en el consejo escolar del establecimiento y en la elaboración e implementación del proyecto, también a  coordinar, en consenso con la Corporación, actividades de perfeccionamiento para docentes y asistentes de la educación y a articular con otras entidades el desarrollo de talleres deportivos, formación personal, cultura y arte.

La firma de este convenio significa entregar el apoyo para que esta comunidad educativa pueda proyectarse hacia el futuro, sin dejar de lado la herencia que por más de un siglo ha entregado a las familias de Valparaíso. Para esta tarea se ha convocado a la Fundación 2020 y a la Universidad de Playa Ancha de Ciencias de la Educación, para desarrollar un proyecto que permita que esta comunidad educativa pueda avanzar en repensar su rol educacional no sólo para el barrio puerto sino para toda la ciudad.

 

 

Historia escuela Blas Cuevas

La Gran Logia de Chile, ha dedicado gran parte de su existencia y noble misión, en pro de una educación laica, gratuita y democrática para nuestro país, su extensa obra benéfica ha privilegiado a los alumnos más vulnerables, la escuela Blas Cuevas  es prueba fehaciente de ello, por ser la primera escuela fundada por esta prestigiosa  institución.

La Historia de la Escuela Blas Cuevas/Ramón Allende Padín tiene una enorme vinculación con Valparaíso y su carácter de ciudad de vanguardia, ya que fue la primera escuela laica que existió en nuestro país.  Se creó el 25 de octubre 1871, pero un año más tarde se  inauguró oficialmente y se constituyó la “Sociedad de Instrucción Blas Cuevas”, cuyo objetivo principal fue la mantención de la escuela.

El establecimiento siempre ha tenido un fuerte acento social, ya que en su origen tenía como objetivo atender a hijos de obreros. Además estaba  su  fuerte sentido de integración, pues entendía a la educación como un proceso que no discriminaba a nadie, ni por sus ideas políticas, ni religiosas y menos por su condición socioeconómica.

Pero esta escuela, al igual que muchas instituciones sufrió los embates del tiempo y con el pasar de los años fue perdiendo protagonismo social y también su matrícula y resultados académicos tuvieron un importante descenso.

La escuela no sólo ha jugado  un rol  educacional,  también  ha  aglutinado parte de la historia del sector del Barrio Puerto, por eso este convenio se complementa con  el proyecto de promoción y renovación de todo este sector patrimonial que está  llevando adelante el alcalde Jorge Castro.

Las actuales autoridades comunales valorando el peso simbólico de esta institución educacional han convocado al histórico benefactor de esta obra de bien, la Masonería Porteña, que a través de la Sociedad Educacional Blas Cuevas siempre está dispuesta a colaborar.