* A la actividad concurrieron cientos de playanchinos y porteños que no sólo participaron de la misa, sino que también visitaron a sus seres queridos y recorrieron el lugar.

Con éxito y una alta concurrencia se celebró el día de “Todos los Santos” en el cementerio n° 3 de Playa Ancha. En la ocasión, la tradicional misa fue guiada por el Monseñor Gonzalo Duarte García de Cortázar, SS.CC. Obispo de Valparaíso.

La actividad contó con la presencia del alcalde de Valparaíso, Jorge Castro; del gerente general de la Corporación Municipal de Valparaíso, Gustavo Mortara; y del administrador de los cementerios n° 1, 2 y 3, Lincoln Parra. La eucaristía se dio lugar al interior del camposanto, volviendo de la festividad una real costumbre porteña.

El edil porteño se manifestó conforme con el trabajo realizado en el cementerio para recibir a la gran cantidad de público que llegó hasta los cementerios para recordar y acompañar a sus seres queridos. “Este día para nosotros es muy importante y lo preparamos también con bastante antelación, porque tenemos una gran cantidad de porteños que vienen desde la región y el país para visitar a los que están aquí enterrados y, la verdad, es que hay una gran cantidad de público”.

El administrador del camposanto declaró estar absolutamente preparado para la alta afluencia de público que llegaría hasta el lugar, gestionando distintas estrategias de contención y coordinándose con otras instituciones. “Como todos los años, el 1 de noviembre nos preparamos para recibir una gran cantidad de público, que fluctúa entre de 20.000 a 30.000 personas a los tres cementerios, con la gran mayoría aquí. Dentro de nuestras medidas de seguridad está el aumento en la capacidad de vigilancia y apoyo de carabineros, que estos tres días se han portado muy bien con nosotros y nos han facilitado para que esto funcione”.

En la ocasión, el Monseñor Gonzalo Duarte quiso recalcar la importancia de recordar a todos los difuntos que yacen en los cementerios y no solamente a aquellos que destacaron en la historia. “Esta fecha es para recordar a todos nuestros difuntos que fueron gente de bien y que no recordamos, porque no fueron nombres famosos, sino gente sencilla y humilde que les debemos mucho como persona. Queremos recordarlos a todos, que nadie quede fuera de la oración de la Iglesia”.

Los cementerios municipales porteños abren los 365 días del año, pero este fin de semana contaron con un operativo especial, ya que ha estado trabajando la dotación completa del personal (como en los días hábiles), y el horario se extenderá hasta las 18:00 horas. Para poder mantener un expedito acceso al cementerio a quienes deseen ingresar con su vehículo, la entrada será por la puerta principal y la salida por el camino costero.