Con una tarde recreativa la escuela Grecia celebró la conmemoración de los Derechos del Niño, convenio que Chile ratificó. Los estudiantes pudieron disfrutar diversos talleres deportivos, cuentacuentos y caritas pintadas, entre otras.

Uno de los más concurridos fue el cuentacuentos a cargo del “cuentero ” Gonzalo Olave (como el mismo se denomina), quien lleva tres años en el oficio, desde que estudiaba psicología en la Universidad Católica de Valparaíso. “La idea surgió porque un grupo de compañeros se juntaban cada 15 días a compartir cuentos e historias y ahí conocimos lo que se llamaba narración oral (que y estaba muy extendida en Sudamérica), me embalé hice un par de talleres”, comenta Olave.

Los estudiantes de la escuela Grecia, pudieron disfrutar de diversas historias, cuentos de tradición oral y otro con origami. “Cada vez que se cuenta un cuento va a ser diferente, ya que van cambiando dependiendo del público. No creo que existan cuentos para niños y otros para adultos, lo que cambia es la forma de contarlo”, sentencia Olave, quien pertenece al colectivo “Sausacuentos” (ya que su grupo se originó en la facultad Sausalito)” además participa en otro espacio en la plaza “El Descanso” de la subida Cumming, donde todos los domingos  a las 5 de la tarde se cuentan cuentos y en la sede Sausalito de la PUCV, cada quince días en época escolar.

“En lo personal persigo generar momentos de entretención, ya que no necesitamos nada más que la imaginación y las palabras, el éxito es mitad cuentero y mitad público. El cuento no vive en la boca del que lo cuenta, sino en la oreja del que lo  escucha. El público es lo más importante, los cuentos no se pueden contar solos tiene que haber alguien que lo escuche, eso obliga a que nos reunamos más”, finaliza Olave.

 

Efeméride

La Convención sobre los Derechos del Niño fue aprobada el 20 de noviembre de 1989 por Naciones Unidas y busca promover en el mundo los derechos de los niños, niñas y adolescentes

, cambiando definitivamente la concepción de la infancia. Chile ratificó este convenio internacional el 14 de agosto de 1990, el que se rige por cuatro principios fundamentales: la no discriminamación, el interés superior del niño, su supervivencia, desarrollo y protección, así como su participación en decisiones que les afecten.