Alumnos de universidades de EE.UU arribaron a Valparaíso para enseñar el idioma inglés a alumnos y aprender español.

Dado que el manejo del inglés este último tiempo se ha convertido en una herramienta necesaria, la Corporación Municipal de Valparaíso a través de un convenio se abrió a la llegada de un grupo de estudiantes norteamericanos de intercambio en 15 establecimientos educacionales municipalizados.

Durante meses, los jóvenes universitarios de Estados Unidos estuvieron capacitando a docentes y alumnos porteños en el idioma inglés, pero además intercambiando aspectos sociales y culturales que les permitieron crear lazos de amistad con las comunidades educativas en las que estuvieron.

Por su gran aporte a los establecimientos educacionales, el alcalde de Valparaíso, Jorge Castro, se reunió con los norteamericanos en la casa consistorial para saber cómo fue su experiencia y agradecer su labor al interior de las escuelas. “Ha sido un exitoso programa que beneficia a los estudiantes porteños y también a los mismos voluntarios que con mucho cariño y dedicación entregan sus conocimientos. A través de este intercambio esperamos seguir trabajando con nuestros alumnos de la educación pública, pues creemos que el idioma inglés es muy importante sobre todo si se aprende a temprana edad. Estamos muy contentos y agradecidos del trabajo de estos norteamericanos y por eso se lo hemos dicho personalmente”.

 

EVALUACIÓN POSITIVA

En representación de los voluntarios, Tom Mc Donals, destacó el buen sentido del humor de los estudiantes porteños y sus ganas de conocer la cultura estadounidense. Tom estuvo trabajando en el Colegio Pablo Neruda del Cerro Florida con alumnos de 8° básico.

“Fue una experiencia excelente. Aprendí mucho de los estudiantes. Fue también un intercambio de cultura ya que los niños estaban muy interesados en Estados Unidos. Fue maravilloso, los estudiantes ahora son mis amigos y disfruté mucho la experiencia”, señaló.

En cuanto a los niños porteños, Tom los calificó como “muy chistosos, muy divertidos y con gran humor. Siempre bromeando pero también muy curiosos e interesados en mí y mi cultura. Tenían un deseo real por mejorar el idioma inglés. Me encantó Valparaíso, no quiero irme, me quiero quedar acá en esta ciudad”.