El jefe comunal de Valparaíso debió firmar un “decreto de insistencia” que le permite al municipio traspasar fondos a Cormuval y así cumplir con el pago de los sueldos de 331 funcionarios.   

Aunque se está incurriendo en una irregularidad, el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, priorizó el pago del sueldo de 331 funcionarios de la Corporación Municipal de Valparaíso (Cormuval), y firmó un decreto de insistencia que permite hacer el traspaso de los fondos.

De acuerdo a lo explicado por el gerente de Cormuval, Marcelo Garrido, se trata de un convenio de aseo celebrado entre la Municipalidad de Valparaíso y Cormuval el año 1988 mediante un decreto, y se ha venido insistiendo en este acuerdo en fechas sucesivas el 1998, 2007 y 2008 hasta que ese año la Contraloría objetó el convenio porque no es responsabilidad de la Corporación ofrecer el servicio de aseo y porque el municipio realizó un contrato directo de los servicios a un privado (Cormuval), en vez de haberse ajustado a una licitación o a una asignación directa.

Dada esas dos irregularidades, “la Contraloría solicitó que no se reiterara el convenio el año 2009 y, en efecto, desde ese año y a la fecha, se han venido obligando ambas partes (municipio y Corporación) a incurrir en ciertas irregularidades, las cuales se plasman en lo que conocemos como el ´decreto de insistencia´ que significa que la dirección de asuntos financieros de la Municipalidad señala que esto no se ajusta a procedimientos regulares y por ende, se le solicita al alcalde que firme un decreto para poder hacer efectivo el pago”, precisó el gerente de Cormuval.

En ese sentido, el alcalde Sharp expresó que de no estar firmando hoy este “decreto de insistencia” “tendríamos a 331 trabajadores sin sueldo y sin cotizaciones previsionales, 331 trabajadores sin los derechos que la ley exige, y que consideramos totalmente justos. No consideramos justo que por un error estructural de diseño, que se viene arrastrando por años, y que nadie ha tenido la voluntad política de tratar de manera profunda, los trabajadores tengan que pagar el costo. Ése no es el espíritu de la Alcaldía Ciudadana, y cuál es el problema de fondo, que acá, en algún momento de la historia de nuestro país en la dictadura, se decidió que las Municipalidades debían administrar lo que a nuestro juicio son roles del estado, como educación y salud”.

 

MALOS MANEJOS

El jefe comunal recalcó que el problema de fondo, es que “ésta es la única Municipalidad en Chile donde se produce esta situación. El que la Corporación Municipal le preste el servicio de aseo al municipio durante décadas y que éste realice pagos sistemáticamente a la Corporación por estos servicios. La forma en que, en general, se ha enfrentado el problema de los déficits por las distintas alcaldías a lo largo de Chile, es a costa de los intereses, del trabajo, del sudor y del esfuerzo de los trabajadores que prestan servicios tan importantes como el de limpieza de la ciudad. Nosotros en ese sentido queremos hacer un reconocimiento a los trabajadores que hacen que esta ciudad cuente con limpieza. Queremos avanzar en que los trabajadores tengan más protagonismo en la forma en que se gestionan ciertos servicios, para que tengan mejores condiciones de trabajo, pero también para asegurarle un mejor servicio a la ciudadanía en temas tan sensibles como lo es el de la basura”.

El edil aprovechó la instancia para pedirle un trato especial al Estado de Chile, argumentando que “Hoy las municipalidades de Chile son más bien administradoras de pobreza, y eso es lo que en definitiva nosotros queremos cambiar. Esta situación única que se produce en Valparaíso, tiene que ver también con los malos manejos que ha habido a nivel de la Corporación y nosotros queremos avanzar en una dirección distinta. Valparaíso es una ciudad sumamente empobrecida, y la Municipalidad es en parte, un reflejo de aquello, y por tanto lo que le solicitamos al Estado de Chile que tenga un compromiso y un trato distinto con la ciudad que es Patrimonio de la Humanidad, es la única ciudad en Chile que tiene esta declaratoria, le exigimos un compromiso mayor con Valparaíso”, finalizó.

Quien valoró la gestión fue el presidente de SICOAVAL (Sindicato de trabajadores del Aseo de Valparaíso), Cristian Donoso, indicando que “somos 331 personas y tenemos tres años sin imposiciones porque hay una deuda previsional y hasta el día de hoy nunca hubo una voluntad política. Entonces si el alcalde no firma estos decretos de insistencia quedarían 331 personas sin sueldo. Con esta nueva administración esperamos resolver el tema y si seguimos en esta línea vamos a terminar de una vez por todas con este convenio. Tenemos una empresa licitada que no hace el aseo, somos nosotros los que limpiamos y nos sacamos la mugre”.