Varios funcionarios y directivos participaron este fin de semana, a pesar de la lluvia, en el proceso de mudanza. Este lunes 8 de mayo no se atenderá público.

 

Cumpliendo compromisos pactados y viviendo un momento importante, se encuentra la Corporación Municipal de Valparaíso, donde los cambios impulsados por la nueva administración de la Alcaldía Ciudadana se están materializando, apelando a un espíritu colaborativo distinto de su personal, hecho que se plasmó este lluvioso domingo 7 de mayo, cuando numeroso personal sacrificó el  fin de semana destinado al descanso, para ayudar en el proceso de traslado de muebles e insumos desde el antiguo edificio Bicentenario, que albergó por varios años a Cormuval, hasta los nuevos locales de Yungay.

 

Desde este martes 9 de mayo, la atención del público será en la ya citada calle Yungay N° 2407 y 2411 esquina San Ignacio, para el Área Salud y Administración Central (mientras que el Área de Educación permanecerá en las mismas dependencias de Errázuriz 1490, hasta nuevo aviso). El antiguo edificio ha sido entregado al Liceo Bicentenario, que requiere de nuevos espacios, debido al aumento considerable de su matrícula.

 

El gerente de Cormuval, Marcelo Garrido, destacó este importante hito de la nueva administración, “Estamos muy contentos, se están empezando a ver cambios en la corporación, de hecho, estamos en un cambio de casa grande, más de cien personas que se trasladan desde el edificio Bicentenario a las nuevas dependencias en calle Yungay con San Ignacio y esto es una muestra del trabajo colaborativo que estamos iniciando, de un trabajo que propende al bien común, que está muy preocupado de que todo el mundo pueda participar de los beneficios de una administración nueva”.

 

Sobre la situación de trabajar en fin de semana, Garrido comentó que, “Un hecho muy concreto es que en este domingo, domingo de lluvia, tenemos a un importante equipo de profesores, auxiliares, asistentes y directivos. Todo el mundo metido en las dependencias nuevas ordenando  los muebles para que cuando venga el resto de la gente, ya podamos empezar a funcionar lo mejor posible, ése es el espíritu, eso es lo que estamos trabajando y estamos muy contentos y agradecidos de la colaboración de la gente que ha venido hoy domingo”, finalizó el gerente.

 

El traslado de la Corporación Municipal porteña, no sólo significa un cambio de edificio, sino un nuevo concepto de trabajo para los funcionarios, con espacios participativos y dialogantes adaptados a los nuevos tiempos, a los del ‘coworking’,  una nueva filosofía de trabajo para fomentar  la colaboración, la creatividad, el talento y la comunicación y unir fuerzas para facilitar el desarrollo de sus ideas y proyecto común.  

 

A esto apuntan las palabras de Carolina Bravo, arquitecto de la Corporación y encargada del cambio y adaptación de los nuevos espacios. “El proceso de trasladar el edificio de Cormuval con toda su capacidad humana y de infraestructura  ha sido complejo, ha tenido varias etapas y ha significado replantearse desde el punto de vista de cómo trabajar. Antes estábamos en un espacio que era de muchos lugares cerrados, donde la gente no se encontraba tanto y ahora nos estamos trasladando a un espacio en donde una manera más moderna de relacionarse laboralmente, es en espacios integrados”, describe la profesional.

 

Bravo finaliza explicando el objetivo de este nuevo sistema laboral, “ Ése fue un poco el desafío de la habilitación de las nuevas dependencias, generar los espacios que le dieran lugar a todas las funciones y a todo el personal, pero con una manera distinta de relacionarse que implica encontrarse más, mirarse más, dialogar más y para eso hemos estado buscando la mejor manera de acomodar un gran lugar, a un lugar un poco más reducido en tamaño, pero con mejores condiciones para las funciones, de una manera moderna de trabajar en equipo”.