Como parte de la bienvenida a los nuevos estudiantes, la carrera de Ingeniería en Minas  intervino una de las sedes de la educación de adultos ubicada en Playa Ancha.

Cerca de 50 estudiantes de primer año y 10 monitores del Centro de Estudiantes de la carrera de Ingeniería en Minas de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) desarrollaron diversos trabajos de pintura y reparaciones a una de las sedes del Centro Educativo Integrado de Adultos (CEIA).

En diciembre de 2018 el Centro de Estudiantes se contactó con la Corporación Municipal de Valparaíso para analizar a qué establecimiento podían ayudar, ya que la carrera realiza una actividad solidaria desde 2014 para recibir a los estudiantes de primer año (anteriormente colaboraron con la Escuela Blas Cuevas y la Escuela San Judas Tadeo).

“En enero tuve una reunión con la directora Silvana Sáez y me contó la situación del proyecto Bulnes. Inmediatamente me interesó, sobre todo por las difíciles condiciones económicas que tenía, por el notable trabajo que hacen sus profesores con estudiantes que han sido rechazados en otras escuelas y que sufren una lamentable situación de vulnerabilidad. En febrero supimos que el espacio sufrió vandalismo y robo, por lo que nos esmeramos aún más como Centro de Estudiantes para colaborar en la mayor cantidad de infraestructura”, comentó Manuel Soto, presidente del Centro de Estudiantes Ingeniería Civil en Minas PUCV.

La actividad contó con el apoyo económico de la Dirección de Asuntos Estudiantiles de la PUCV y de los propios recursos del Centro de Estudiantes y consistió en la pintura de fachadas con distintos colores, pintura de techos de salas, limpieza de los espacios, jardinería y la habilitación de una sala que había sufrido daños por la acción del agua. “A la actividad asistieron 50 estudiantes de primer año y 10 monitores del Centro de Estudiantes, los cuales trabajamos durante varias horas. Se logró cumplir el objetivo propuesto, además de fomentar el compañerismo entre los estudiantes que recién se están conociendo y, en vez de recibirlos con el tradicional mechoneo que denigra a los alumnos, ocupamos esta instancia para colaborar con la comunidad”.

“Nuestra idea es seguir colaborando con el espacio, no sólo arreglando temas estructurales, sino que invitar a los alumnos del Espacio Bulnes a conocer nuestra universidad, a desarrollar proyectos junto a ellos y, por supuesto, ofrecerles todas las manos posibles para seguir mejorando la escuela. Esta idea también se extiende a toda la Corporación Municipal y nuestro compromiso con la comunidad de Valparaíso”, finalizó Soto.

Ver Galería de fotos