• A través de la plataforma digital gratuita “Interescolar Ambiental” los niños, niñas y adolescentes porteños pueden aprender de forma lúdica sobre el cuidado del agua, reciclaje, reducción de basura, biodiversidad, entre otras temáticas relacionadas al cuidado del planeta.

Desde hace más de 10 años el Área de Educación de la Corporación Municipal de Valparaíso ha impulsado la educación medioambiental en sus liceos, escuelas y jardines infantiles, trabajo que se ratificó con la Alcaldía Ciudadana y que hoy, debido a la pandemia, ha impulsado nuevas alternativas para que los niños y niñas puedan ejecutar lo aprendido desde sus casas.

Una de estas iniciativas es la plataforma digital gratuita “Interescolar Ambiental” (www.interescolarambiental.cl), que está a disposición de niños, niñas y adolescentes de los establecimientos de educación municipal porteños en la que pueden aprender de forma lúdica sobre el cuidado del agua, reciclaje, reducción de basura, biodiversidad, entre otras temáticas relacionadas al cuidado del planeta.

Esteban Basáez, encargado de Medio Ambiente y Ciencias del Área de Educación de la Corporación Municipal de Valparaíso detalló que esta posibilidad está en aplicación desde el 2018, gracias que “tenemos un convenio de trabajo con la empresa Kyklos, el cual se desarrolló en seis establecimientos educativos, dos liceos y cuatro escuelas. Sin embargo, ahora con el coronavirus ha sido complejo generar actividades presenciales con los alumnos, por ello, considerando esa realidad que tenemos ahora, estamos apoyando el desarrollo de actividades en el hogar, teleactividades, que los alumnos empiecen a desarrollar en sus casas todo lo que les hemos enseñado estos años en el aula. Para eso se trabajan temas de reciclaje, tenemos abierto los centros de reciclaje, tenemos un circuito de reciclaje, un camión reciclador que pasa a retirar los productos, se genera un recurso económico en torno a ese residuo”.

Basáez explicó que esta posibilidad se enmarca en el trabajo que se inició “con el protocolo de certificación ambiental que envía la Seremi de Medio Ambiente, el cual nos permitió instalar capacidad ambiental en las escuelas, las que fueron capaces de reciclar sus residuos, de reciclar huertos, de desarrollar programas de salidas a terreno, se relacionaron con su entorno, se preocuparon de la energía”.

El Encargado de Medio Ambiente agregó que “ahora las escuelas priorizan el tener su propio sello educativo y medioambiental, porque no todas pueden desarrollar las actividades que nos proponía este protocolo ambiental. Entonces, nosotros hemos potenciado que cada escuela vaya valorando su propia dimensión medio ambiental de acuerdo a su realidad, pues, hay escuelas que son pequeñas y no pueden hacer un huerto medioambiental, pero sí son fuertes reciclando, escuelas que son grandes tienen un huerto, reparten hortalizas y generan comunidad en torno a ese trabajo”.