• Desde el área de Salud municipal de Valparaíso apuntan a que el presupuesto en salud sea capaz de enfrentar la pandemia y la inequidad, aumentando el per cápita y reforzando las redes locales de urgencia.

Para septiembre se anunció la discusión del Presupuesto de la nación 2021, instancia que tendrá a la Salud como uno de los temas centrales y que ya genera preocupación entre los actores que administran la salud primaria, como es el caso de los municipios donde Valparaíso no es la excepción, ante las escasas señales que vislumbren un aumento considerable en la asignación de recursos para este sector.

Así lo manifestó el director del área de Salud de la Corporación Municipal de Valparaíso, Alejandro Escobar, quien señaló que “hace meses el Gobierno anunció su presupuesto en base cero como medida de ajuste del gasto público para el 2021, proponiendo adelantar la discusión presupuestaria para este mes. Se habla de un presupuesto para enfrentar la crisis y el coronavirus, pero sin mucha información ni menos participación de la ciudadanía y los trabajadores en aquello. Por lo mismo nos preocupa que estando tan próximos a esta discusión no haya señales a este respecto y en particular en salud, que ya contaba con un presupuesto insuficiente y que se ha puesto en tensión en el contexto de la pandemia. Esperábamos en septiembre anuncios en esta materia más que ‘fondearnos’ en nuestras casas”.

Ante este escenario es que Alejandro Escobar explicó que “necesitamos un presupuesto en salud capaz de enfrentar la pandemia y la inequidad. Por ello desde Valparaíso esperamos que en la discusión del presupuesto 2021 se considere al menos $10 mil para el per cápita basal en la atención primaria, un refuerzo estructural de la red local de urgencia, el financiamiento de todas las ollas comunes del país, y en particular de nuestra comuna, como una estrategia de salud alimentaria, reforzar y democratizar el acceso a los medicamentos y, sobre todo, financiar la labor epidemiológica que hemos venido desarrollando durante este tiempo y que probablemente tendremos que mantener para el próximo año”.

El director del área de Salud municipal porteña agregó que la crisis no la pueden pagar los usuarios de los CESFAM, ni menos los trabajadores y trabajadoras de la salud, y que el reforzamiento del presupuesto en la Atención Primaria apunta también a fortalecer a un eslavón clave en la estrategia de testeo, trazabilidad y aislamiento.