¿Cuánto dura el periodo de incubación de la COVID-19?

El «período de incubación» es el tiempo que transcurre entre la infección por el virus y la aparición de los síntomas de la enfermedad. La mayoría de las estimaciones respecto al periodo de incubación de la COVID-19 oscilan entre 1 y 14 días, y en general se sitúan en torno a cinco días. Estas estimaciones se irán actualizando a medida que se tengan más datos.

¿Cuánto tiempo sobrevive el virus en una superficie?

No se sabe con certeza cuánto tiempo sobrevive el virus causante de la COVID-19 en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus. Los estudios realizados (incluida la información preliminar disponible sobre el virus de la COVID-19) indican que los coronavirus pueden subsistir en una superficie desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (por ejemplo, el tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

 Si cree que una superficie puede estar infectada, límpiela con un desinfectante común para matar el virus y protegerse de este modo a usted mismo y a los demás. Lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. Evite tocarse los ojos, la boca o la nariz.

¿Cuántos días comprende la cuarentena?

La cuarentena, cuando es determinada por equipo de salud que fue atendido usted o su familiar (con quien vive), se extiende por 14 días, renovables si es necesario.

¿Quiénes tienen que estar en cuarentena?

Las personas contagiadas por el COVID_19 y sus familiares que viven con él, o las personas con las que cohabita, es decir, con quienes comparte la misma vivienda.

¿Sirve el lavaloza o el anti grasa para lavarse las manos en lugar del jabón?

Sí, idealmente siempre será jabón, pero si no tiene, cualquier producto que genere espuma sirve para el lavado de manos recomendado por más de 30 segundos.

¿Son eficaces los antibióticos para prevenir o tratar la COVID-19?

No. Los antibióticos no son eficaces contra los virus, solo contra las infecciones bacterianas. La COVID-19 está causada por un virus, de modo que los antibióticos no sirven frente a ella. No se deben usar antibióticos como medio de prevención o tratamiento de la COVID-19. Solo deben usarse para tratar una infección bacteriana siguiendo las indicaciones de un médico.

“Mi hijo llegó el sábado de Alemania y queremos saber qué pasa. Él se encuentra bien, pasó todos los protocolos del aeropuerto, pero necesito saber dónde puede ir por el examen”

Si la persona no presenta sintomatología asociada al COVID-19, sólo debería cumplir con la cuarentena (15 días) dentro de la casa, acudir a dispositivos de salud SÓLO si presenta sintomatología asociada. Si no presenta sintomatología durante el período de cuarentena, y aun así quiere realizarse el examen, puede acudir a un centro de salud privado que realice el examen.

¿Mi mascota me puede contagiar la COVID-19?

Aunque ha habido un caso de un perro infectado en Hong Kong, hasta la fecha no hay pruebas de que un perro, un gato o cualquier mascota pueda transmitir la COVID-19. La COVID-19 se propaga principalmente a través de las gotículas producidas por una persona infectada al toser, estornudar o hablar. Para protegerse a sí mismo, lávese las manos a fondo frecuentemente.

La OMS se mantiene al tanto de las últimas investigaciones a este respecto y otras cuestiones relacionadas con la COVID-19 y proporcionará información actualizada de las conclusiones que se vayan obteniendo.

¿Existen conductas de riesgo que me pongan en riesgo de contraer el coronavirus?

No cumplir con las medidas preventivas, me expone a realizar conductas de riesgo.

A continuación, medidas preventivas:

Medidas de protección para todas las personas 

Manténgase al día de la información más reciente sobre el brote de COVID-19, a la que puede acceder en el sitio web de la OMS y a través de las autoridades de salud pública pertinentes a nivel nacional y local. Se han registrado casos en muchos países de todo el mundo, y en varios de ellos se han producido brotes. Las autoridades chinas y las de otros países han conseguido enlentecer o detener el avance de los brotes, pero la situación es impredecible y es necesario comprobar con regularidad las noticias más recientes.

Hay varias precauciones que se pueden adoptar para reducir la probabilidad de contraer o de contagiar la COVID-19: 

  • Lávese las manos a fondo y con frecuencia usando un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.

¿Por qué? Lavarse las manos con agua y jabón o usando un desinfectante a base de alcohol mata los virus que pueda haber en sus manos.

  • Mantenga una distancia mínima de 1 metro (3 pies) entre usted y cualquier persona que tosa o estornude.

¿Por qué? Cuando alguien tose o estornuda, despide por la nariz o por la boca unas gotículas de líquido que pueden contener el virus. Si está demasiado cerca, puede respirar las gotículas y con ellas el virus de la COVID-19, si la persona que tose tiene la enfermedad.

  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca

¿Por qué? Las manos tocan muchas superficies y pueden recoger virus. Una vez contaminadas, las manos pueden transferir el virus a los ojos, la nariz o la boca. Desde allí, el virus puede entrar en su cuerpo y causarle la enfermedad.

  • Tanto usted como las personas que les rodean deben asegurarse de mantener una buena higiene de las vías respiratorias. Eso significa cubrirse la boca y la nariz con el codo doblado o con un pañuelo de papel al toser o estornudar. El pañuelo usado debe desecharse de inmediato.

¿Por qué? Los virus se propagan a través de las gotículas. Al mantener una buena higiene respiratoria está protegiendo a las personas que le rodean de virus como los del resfriado, la gripe y la COVID-19.

  • Permanezca en casa si no se encuentra bien. Si tiene fiebre, tos y dificultad para respirar, busque atención médica y llame con antelación. Siga las instrucciones de las autoridades sanitarias locales.

¿Por qué? Las autoridades nacionales y locales dispondrán de la información más actualizada sobre la situación en su zona. Llamar con antelación permitirá que su dispensador de atención de salud le dirija rápidamente hacia el centro de salud adecuado. Esto también le protegerá a usted y ayudará a prevenir la propagación de virus y otras infecciones.

  • Manténgase informado sobre las últimas novedades en relación con la COVID-19. Siga los consejos de su dispensador de atención de salud, de las autoridades sanitarias pertinentes a nivel nacional y local o de su empleador sobre la forma de protegerse a sí mismo y a los demás ante la COVID-19.

¿Por qué? Las autoridades nacionales y locales dispondrán de la información más actualizada acerca de si la COVID-19 se está propagando en su zona. Son los interlocutores más indicados para dar consejos sobre lo que debe hacer la gente de su zona para protegerse.

  • Consulte las noticias más recientes sobre las zonas de mayor peligro (es decir, las ciudades y lugares donde la enfermedad se está propagando más extensamente). Si le es posible, evite desplazarse a estas zonas, sobre todo si su edad es avanzada o tiene usted diabetes, cardiopatías o neumopatías.

¿Por qué? Estas precauciones se deben adoptar en estas zonas porque la probabilidad de contraer la COVID-19 es más elevada.

¿Cómo puedo mejorar mi sistema inmunológico?

Para cuidar nuestro cuerpo y ayudar a nuestro sistema inmune a defenderse contra enfermedades es importante tener en cuenta:

  • Mantener una hidratación apropiada, esto quiere decir beber agua apenas sintamos sed, permitirá que tu cuerpo elimine toxinas a través de la orina.
  • Comer al menos 2 frutas al día y 3 porciones de vegetales, las frutas y verduras contienen antioxidantes y fitoquímicos que ayudan evitar el daño de tus células.
  • Tener un descanso apropiado, cuando dormimos poco nuestro cuerpo altera su ciclo hormonal y libera cortisol la cual es una hormona relacionada al estrés que baja las defensas.
  • Realizar ejercicio físico, aunque sea en tu hogar, ayuda a disminuir el cortisol la cual es una hormona que aumenta el estrés y baja las defensas.
  • Prefiera alimentos integrales, como el arroz o fideos integrales, así como alimentos fermentados (chucrut, yogurt tradicional o yogurt de pajaritos) que favorecen la flora intestinal. Una flora intestinal saludable nos ayuda a mejorar el sistema inmune.
  • Consumir alimentos ricos en vitamina C, frutas como: Kiwi, Naranja, manzana verde, Piña o verduras: coles de Bruselas, brócoli, pimentón, espinaca o tomate.
  • Algunos alimentos como el Ajo, Cebolla y jengibre también se les ha encontrado propiedades que ayudan a fortalecer el sistema inmune.
  • Evita el consumo de tabaco, alcohol u otras drogas.